26 dic. 2011

Prólogo

Sujeté la copa entre mis manos,solo yo tenía el poder de acabar con todo eso,sólo yo tenía la llave de mi destino.Miré por última vez a los de mi alrededor,recordando todo lo que había pasado,lo que había vivido.A la mayoría de la gente reunida en esa sala ni siquiera la conocía,pero pude ver en sus miradas que lo que pasaría a continuación era lo único que les importaba,y no que vida se pudiera dar a cambio.Con tristeza acerqué la copa a mis labios,y justo cuando iba a beber,oí la voz que tanto me gustaba.-¡Katherine,no lo hagas!-.Era Graciel,mi Graciel,que aparecía por la puerta dispuesto a detenerme.-Debo hacerlo-le dije con una sonrisa de tristeza y cansancio,solo como yo sabía ponerlas.-Te quiero-oí que decía antes de cumplir lo que decían los escritos,lo que sólo yo podiá hacer,el fin de mi muerte y la conversión de otro ser más hermoso y poderoso. 
Técnicamente.


-¿Dónde estoy?-mi voz sonó como un eco lejano.
Me encontraba en un valle de hermosa hierba verde.Todo tenía un brillo extraño que hacía que todo pareciera un sueño.
-En lo intermedio-me respondió alguien.
Me dí la vuelta y me encontré con una ancianita de rostro amable y surcado por arrugas.Su pelo era cano y sus ojos azules.Era mi abuela.
-Abuela...pero,tu estabas muerta-me levanté y retrocedí.
-Todo a su tiempo-se dió la vuelta-sígueme.
Dudé,pero al final la segi.De repente nos encontrábamos en un pequeño pueblo.La gente pasaba a nuestro lado sin inmutarse de nada.
-Veras-dijo mi abuela-este es el mundo intermedio,el lugar a donde van las personas que todavía no han cruzado al otro lado.Una vez que mueres,se te aparece un ángel,Azrael,que es el encargado de velar por las almas y cuidar por ellas.Él te dice si vas al infierno o al cielo-me pareció que mi abuela se volvía más joven.Serían imaginaciones mías.
-Lo que has hecho,Kathe,está muy mal,pero si no lo hubieses hecho,ahora no estarías aquí-entramos a un especie de templo,era enorme,y de mármol-desde aquí,la gente puede observar a lo humanos,pero sin intervenir.Hace que no olvidemos quiénes somos y de donde venimos.
Nos acercamos a una especie de fuente.El agua que emanaba era cristalina y tenía un brillo trémulo.Mi abuela rozó la superficie de ésta con un dedo,y al instante aparecieron imagenes.Iba a acercarme más cuando me lo impidió:
-No estás preparada para verlo todavía,quiero que me digas lo que has estado viendo desde que aparecieron ese angel y el demonio en tu vida.
Le relaté todo lo que había vivido,y cuando terminé,me miraba muy pensativa.
-Acércate-me instó.
Y lo que vía continuación no lo olvidaría jamás.

1 comentario:

  1. Oh! que bonitoo! me ha encantadoooo escribe pronto que estoy ansiosa por leerme tu historia(:
    Está muy interesante^^

    ResponderEliminar

Holaaa^^,bueno,si lees esto,es que has llegado a leer la entrada:D y eso me alegra^^Sois todos bienvenidos,y ahora,unas cita de mi libro favorito,y recordad,respeto a los demás;) :

-Adiós-dijo.
-Adiós-dijo el zorro-.He aqui mi secreto.Es muy simple:no se ve bien sino con el corazón.Lo esencial es invisible a los ojos.
-Lo esencial es invisible a los ojos-repitió el pricipito,a fin de acordarse.
-El tiempo que perdiste por tu rosa hace que tu rosa sea tan importante.
-El tiempo que perdí por mi rosa...-dijo el principito,a fin de acordarse.

El Principito

-Caminando en línea recta no puede llegar uno muy lejos.

- Es mucho más difícil juzgarse a uno mismo que juzgar a los otros. Si consigues juzgarte rectamente es que eres un verdadero sabio.

-Creo que,para su evasión,aprovechó una migración de pájaros silvestres. --No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo lo hice mi amigo y ahora es único en el mundo.

-Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya.

- Todas las personas mayores han sido, primero, niños. Pero son pocas las que lo recuerdan.

-Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde,empezaré a ser feliz a las tres.
Besos:3